Javier Calamaro

JAVIER CALAMARO: “Nací en una cuna de rock pero llevo el tango en las venas”

Javier Calamaro, el reconocido músico argentino, dialogó con Revista FlipAr acerca del primer show que hará por streaming –en el que estrenará su videoclip “Milagro”- y repasó su extensa trayectoria, que incluye colaboraciones con artistas como Charly García, Coti Sorokin, Rubén Juárez y la española Rosario Flores.

Texto: Javier Calamaro
Foto: Alejandro Guyot

Más de treinta años pasaron de las primeras incursiones de Javier Calamaro en el mundo de la música, primero con la banda Frappe y luego con El Corte. Mucha agua corrió bajo el puente desde aquellos oscuros ochentas hasta estos días. En medio de ese torrente, Javier tuvo tiempo para armar y desarmar Los Guarros –con quienes editó seis discos hasta su regreso en 2016- y consolidar una trayectoria solista con siete álbumes de estudio. En su andar inquieto también profundizó en el rock y el pop y se acercó al tango, que le abrió las puertas de par en par.

Ahora es el turno de revisitar su obra con reversiones de viejos temas. “Es una idea que empecé el año pasado  con una canción que se llama ‘Euforia y furia’, que había hecho para una película, porque sentía que la podía mejorar y lo hice con Coti (Sorokin) como invitado”, cuenta el artista porteño, y agrega: “Después me junté con Charly (García) a grabar y sacamos otra versión de ‘Sweet home Buenos Aires’ junto a Los Guarros”.

El próximo paso es el estreno del videoclip de “Milagro”, un tema incluido en su disco Kimika (2003), que verá la luz este viernes 12 de junio en el show que dará por streaming. “La versión original era muy liviana, muy pop, no se lucía para nada, al punto de que nunca la quise cantar en vivo”, revela el menor de los Calamaro, y asegura: “Tenía una deuda pendiente y rápidamente me di cuenta que el tempo tenía que ser más lento y la intención más visceral”. Después el músico sintió que el tema merecía un video, que terminó ideando junto a su compañera Paola: “Ahora parece que la canción es la musicalización de ese video; baja una línea muy contundente, actual, es un signo de los tiempos”.

Muchos artistas con los años se arrepienten de sus primeras composiciones, ¿vos sentís que te pasó algo así?

—La clave es no dejar de crecer, estar en constante evolución, descubrir lugares nuevos, en ese crecimiento hay un cambio de concepción. Mis gustos ahora están más refinados pero no me arrepiento de nada porque de no haber hecho eso hoy no tendría una gran obra para reversionar. Seguir creando es una de las razones por las cuales nos hicimos músicos.

La clave es no dejar de crecer, estar en constante evolución, descubrir lugares nuevos, en ese crecimiento hay un cambio de concepción.

Todavía cumpliendo la cuarentena dictada en Argentina, Javier Calamaro disfruta del estudio de grabación en su hogar pero dice extrañar “las giras, los músicos, los escenarios, cantar en vivo y lo que me pasa después de que lo hago”. Por eso, en estos días se siente feliz con la posibilidad de realizar este concierto en streaming, que le permitió juntarse virtualmente con su tecladista Leandro Chiappe y acondicionar sus temas para este formato de dúo que “incluirá pistas con invitados como Charly García y mi hermano Andrés”. El concierto repasará gran parte de su repertorio, incluyendo el tango: “Nací en una cuna de rock pero llevo el tango en las venas; siento que es la música más elevada del mundo y me animé a componer mis propios tangos porque las cosas que no se renuevan se mueren”.

Nací en una cuna de rock pero llevo el tango en las venas, siento que es la música más elevada del mundo.

¿De dónde viene esa conexión tan fuerte con España que existe en tu familia?

—Mi hermana Hebe Rosell, hija de mi mamá Esther, es 23 años mayor que yo y es la primera persona que se dedicó a la música en la familia. Se exilió en 1976, cuando tuvo que salir clandestinamente de la Argentina por el Golpe Militar y de alguna manera consiguió llegar a España. Pero todavía era una época demasiado post-franquista, una época rara para estar como exiliado y la pasó bastante mal. Entonces, Atahualpa Yupanqui y el músico uruguayo Alfredo Zitarrosa la invitaron a ir a París, en donde vivió un tiempo en la casa de este último. Allí tuvo un exilio mejor porque había muchos exiliados argentinos más afines a ella, como Pino Solanas y Jairo. Había mucha cultura, un submundo de argentinos en París.

Y, musicalmente, vos has coqueteado con la rumba y el flamenco…

—Tengo un solo disco que se editó ahí, Kimika, que incluye “Mi religión”, un tema con la cantante madrileña Rosario Flores, que fue cortina de la novela televisiva Soy Gitano. En aquel momento viajé por Andalucía, Galicia y el País Vasco tocando y haciendo prensa y la pasé muy bien porque es un país que incluye varios países adentro, es maravilloso, con culturas internas buenísimas y me gusta mucho su comida. Luego regresé varias veces pero no tuve la oportunidad de realizar conciertos, así que ya sería hora de volver…

La pasé muy bien en España porque es un país que incluye varios países adentro, es maravilloso, con culturas internas buenísimas, ya sería hora de volver.

 


Javier Calamaro presenta su nuevo video «Milagro» en vivo desde su casa, este viernes 12 de junio a las 22:00 (Argentina) / 03:00 (España). Las entradas están a la venta en TicketHoy Live.