Las Pelotas abrió su gira española en Barcelona

Texto: Christian Alliana. Fotos: Kristal Piatti

Ocho años pasaron para que Las Pelotas vuelvan a pisar suelo español. La primera fecha de su nueva gira ibérica fue este miércoles 2 de octubre en la Sala Apolo de Barcelona, donde alrededor de mil personas se congregaron para celebrar este regreso triunfal. Y es que, de principio a fin, el show fue realmente eso: una celebración, un cúmulo gigante de energía que tuvo a la música pelotera como protagonista.

Texto: Christian Alliana
Fotos: Kristal Piatti

“Desaparecido” marcó el comienzo del recital a pura potencia y, como ya es costumbre, con el pedido por la aparición de Julio López. Seguidamente, “Orugas” fue el primer guiño a los viejos fans, esos que ya superan largamente los treinta años y que se acercaron en forma numerosa al recinto. Esos mismos que, ante cada tema de los primeros discos, saltaban y cantaban con más fuerza, quizás para evocar el espíritu del recordado Bocha Sokol, ex frontman de la banda, a diez años de su muerte.

Así fue que “Si supieras”, “Bombachitas rosas”, “Sin hilo” y “Shine”, entre otros, sacudieron un poco la nostalgia. Pero, sin dudas, “No me acompañes” y “Sueños de mendigos” hicieron lagrimear a más de uno pues no son temas habituales en las listas.

Sin embargo, desde que Germán Daffunchio pasó al centro del escenario en 2008, Las Pelotas no dejó de generar nueva música. Y si bien en general las canciones se volcaron a un costado más introspectivo e intimista, no perdieron el brillo poético. Como muestra de esto, “Personalmente”, “Ya no estás” y “Víctimas del cielo” sirvieron como repaso de los últimos discos, mientras que “Dando vueltas” y “Nadie fue” sonaron como adelanto del álbum que se viene para demostrar que la banda sigue viva y activa.

El final, ya con la gente completamente extasiada, llegó con temas infaltables: “Esperando el milagro”, “Hawaii”, “Capitán América” y “El ojo blindado” –esta última a modo de regalo, ya que no figuraba en la lista-, que coronaron una gran noche.