Migración Inka

El folclore y la electrónica se unen en Migración Inka, de The Peronists

Desde Barcelona, el DJ y productor tucumano Federico Randall presenta Migración Inka (2020), una propuesta innovadora en la que entrelaza los sonidos andinos del noroeste de Argentina con beats electrónicos.

Texto: Yanet Ingravallo

¿Cómo mantener los sonidos autóctonos y originarios de la música argentina, mientras se crean vínculos con otro género? Esa pregunta podría encontrar su respuesta en el proyecto The Peronists, el alter ego de Federico Randall, que explora texturas rítmicas tanto del folclore como de la electrónica.

Radicado actualmente en Barcelona, el DJ y productor oriundo de la provincia de Tucumán lanza su EP Migración Inka (2020), en el que reafirma la unión con las raíces de su país. El trabajo discográfico cuenta con cuatro canciones, en las que navega por melodías provenientes de instrumentos folclóricos sobre bases más rítmicas y pegadizas.

The Peronists lanza este álbum de corta duración a través del sello discográfico catalán Folcore Records. El mismo se encarga hace nueve años de publicar trabajos de artistas de distintos países y con énfasis en los sonidos latinoamericanos. Algunos de los géneros musicales que abarcan son: Tropical Bass, Cumbia Bass, Folktronica, Nü World Music, Neofolk, entre otras fusiones.

Migración Inka comienza con un shock directo de cultura musical indígena en los primeros segundos de “Shasta” y se adentra así en los aires de la música folklórica. A continuación, en “El recurso”, Federico Randall utiliza instrumentos de viento, factor más que identitario de la música del norte.

Luego, con “Selvática”, se sumerge en una cumbia amazónica que incita al baile y que cuenta con la poderosa voz de la cantautora argentina Morita Vargas; es el único tema con letra del EP. Por último, aparece “Timing” para darle el cierre a la producción de The Peronists con un tinte hipnótico y relajante, en el que se destaca un estilo lo-fi hip hop.

La habilidad de The Peronists para la fusión de ritmos latinoamericanos con la música electrónica no sólo lo llevó a producir Migración Inka, sino que también publicó con esa misma esencia su primer álbum, Ida y vuelta, en 2017. Identidad y originalidad son sin dudas dos de los tópicos que nuclean a su proyecto.