¡Click acá para suscribirte a nuestro canal y FlipAr con muchísimo contenido exclusivo!
Vértigo

Pablo Alborán publicó Vértigo, su nuevo disco, con guiños argentinos

Pablo Alborán acaba de publicar Vértigo (2020), su quinto álbum de estudio, con co-producción del argentino Federico Vindver en varios temas y la participación de un bandoneonista tandilense.

Texto: Pilar Muñoz

“Vértigo es el título más honesto que podía darle a este álbum”, declaró Pablo Alborán respecto a su nuevo lanzamiento, su quinto disco de estudio, presentado el miércoles pasado en streaming desde la emblemática Torre Picasso de Madrid. El amor, el no ser correspondido y hasta la pandemia, todo genera esa incertidumbre, aunque –como señala- “si no sientes vértigo, es que no estás vivo”.

Vértigo (2020) cuenta con diecisiete piezas sonoras, la misma cantidad que Prometo (2017), su anterior material. Sin embargo, la duración del nuevo trabajo es bastante más corta: casi veinticinco minutos menos. Es que, en este quinto álbum, no todos los tracks son canciones: en una apuesta diferente y novedosa, el malagueño decidió incluir cinco interludios que introducen y marcan los distintos climas que transita el disco.

El repertorio se compone de once canciones –entre las que están los sencillos “Si hubieras querido”, “Hablemos de amor”, “Corazón descalzo” y “La fiesta”-, a las que se suma una versión acústica del primer corte de difusión. Es un trabajo ecléctico, en el que se fusionan distintos ritmos y estilos musicales: sus clásicas baladas pop continúan coqueteando con el flamenco pero, también, con la bachata (“De carne y hueso”) y con el tango.

En “Hablemos de amor”, por ejemplo, colabora un bandoneonista argentino, el tandilense José Alcobruni, que grabó desde Buenos Aires y aportó algo de la nostalgia rioplatense. Él no es el único argentino que participó del tema: también lo hizo Federico Vindver (Coldplay, Kanye West, Nathy Peluso), quien contribuyó en su escritura y producción.

El músico y productor argentino, además, co-produjo “Corazón descalzo”, otro tema de Vértigo, en el que colabora la Orquesta Filarmónica de Praga y en el que Alborán no teme a mostrarse vulnerable: “¿Quién se atreverá a quererme cuando no quede aplauso ni griten mi nombre?”.

El resto de la producción de Vértigo –grabado entre Madrid y Miami- estuvo a cargo de Julio Reyes Copello, el colombiano que ha producido a figuras como Alejandro Sanz, Marc Anthony o Ricky Martin, y que ya había trabajado con Pablo Alborán en Prometo.