Juanse rockeó el Poble Espanyol de Barcelona

Texto: Denis Vásquez Al Vino. Fotos: Kristal Piatti y Denis Vásquez Al Vino

El domingo 14 de julio, el rockero argentino Juanse se presentó en el Poble Espanyol de Barcelona durante la Fiesta Nacional Argentina, que se organizó para conmemorar un nuevo aniversario de la independencia del país latinoamericano.

Texto: Denis Vásquez Al Vino
Fotos: Kristal Piatti y Denis Vásquez Al Vino

Si hay un músico argentino reconocido por su particular e inconfundible estilo es Juan Sebastián Gutiérrez, más conocido como Juanse. Con un bagaje más que envidiable de veinticuatro discos junto a los Ratones Paranoicos y ocho en solitario, es considerado, sin duda alguna, uno de los principales referentes del rock argentino y latinoamericano.

En esta ocasión y, en el marco de su nueva gira europea en la que recorrió París, Berlín, Málaga, Valencia, Madrid, Palma de Mallorca e Ibiza, el músico argentino desembarcó con todo el potencial de su rock and roll en la ciudad condal de Barcelona. Una fiesta veraniega albergada por el imponente Poble Espanyol de Montjuic, a priori reservada para la comunidad rockera argentina pero que también contó con nostálgicos latinoamericanos que se dieron cita para ver a su ídolo de toda la vida.

Acompañado del grupo español Atraco, que le sirvió de backing band durante todo el tour, el artista no se guardó nada en absoluto para el goce de su fiel público. La tarde, que tuvo el espíritu de ritual dedicado estrictamente al rock and roll, empezó al ritmo de “Ceremonia”. Después Juanse desplegó todo su arsenal de clásicos, entre los que estuvieron “Rock del Gato”, “Cowboy”, “Carol”, “Sucia Estrella”, “Una Noche No Hace Mal”, “Rock del Pedazo”, “Sigue Girando”, “Vicio” y “Para Siempre”.

El público vibró desde el comienzo hasta el final del recital, sin dejar de corear y bailar todas esas emblemáticas canciones de los Ratones Paranoicos que posicionaron al cantante como uno de los mayores íconos del rock and roll latinoamericano.

La tarde no pudo ser más propicia y llena de festividad. El ambiente se llenó de color, gente alegre, familias enteras y amigos. Así, distintas generaciones celebraron a Argentina, un país con una larga cultura rockera –quizás la más grande de Latinoamérica-, y pusieron la nota mágica y auténtica para que el concierto fuera aún más especial.

Juanse, ahora entregado a una profunda etapa espiritual y cristiana, demostró que el rock and roll es más que un vicio o un estilo musical; es una religión para todos aquellos que aman y creen en esta música, que nunca pasará de moda mientras existan seguidores que mantengan viva su llama.

Directora Editorial