Sana Sana

“Sana Sana”, el suculento último aperitivo de Nathy Peluso antes del banquete de octubre

Nathy Peluso, la cantante argentina radicada en España que se posiciona como una de las grandes referentes de la escena urbana, presenta “Sana Sana”, el último adelanto de su tercer disco titulado Calambre (2020).

Texto: Gabriel Izcovich Bronstein
Foto: The Movement

La cantante Nathy Peluso presentó hoy el sencillo “Sana Sana”, acompañado por su videoclip. La argentina sanó así, con su lado más hiphopero y excéntrico, las ansias de sus fans de escuchar el nuevo álbum. Calambre ya calienta motores, en tan sólo dos semanas circulará. Mientras tanto, en su catálogo de facetas, Peluso esta vez opta por ser una rana, en una narración que gira en torno al capitalismo.

La artista culminará por fin dos años de trabajo con la publicación de su tercer disco, un trabajo que ya se vislumbra a través de sencillos como este, cuyo nombre evoca a la popular canción infantil que dice “sana sana, colita de rana”. En ese sentido, busca hacer un símil con el consuelo infantil al que se agarra el mundo del dinero. Una reflexión plagada de la pasión y fuerza habituales en Nathy Peluso.

“Sana Sana”, pues, está protagonizada por una rana. Ni por una business woman, ni por una sandunguera ni por una asesina, aunque sí mantiene similitudes con todas ellas. Volvieron las melodías rompedoras, las letras empoderadoras, los raps y el polifacetismo que la lujanense había aparcado con “Buenos Aires” y “No se perdona” –junto a Rels B-.

Precisamente ese polifacetismo electriza al videoclip, dirigido por Nicotine (quien ya trabajó con artistas como C. Tangana o Najwa Nimri) y producido por The Movement. Consta de una secuencia que transcurre en un mismo piso y que está formada por tres Pelusos distintas: una Peluso rana, una Peluso oscura y una Peluso corriente. El eje central de la pieza es esa condición de anfibio. Y la nota dulce, los guiños hechos de principio a fin a la eterna cantante de folklore argentino Mercedes Sosa.

La nostalgia que aporta este homenaje; el exotismo de la Nathy Peluso rana; la claustrofobia del piso y la lobreguez de los trajes negros de Peluso y sus bailarines y bailarinas. Todo esto, orquestado por el hip-hop y el corashe de la cantante, constituye una genial mezcla de extravagancia que dará que hablar y que amenizará los catorce días previos al lanzamiento de Calambre.