Súper Ratones: “Tenemos un gran vínculo con España y es un placer volver todos los años”

Texto: Pilar Muñoz. Fotos: prensa

Después de un impasse de diez años, la banda argentina Súper Ratones lanza su décimo disco de estudio, Carreras de aviones (2019), que ya fue editado en España, cuenta con la participación de los ibéricos Mikel Izal y Alberto Pérez Rodríguez, y espera su lanzamiento en Argentina. Revista FlipAr habló con Mario Barassi, guitarrista y vocalista del grupo, quien produjo el material.

Texto: Pilar Muñoz
Fotos: prensa

Cualquier argentino que a principios del milenio mirara televisión con frecuencia recordará la publicidad de un famoso analgésico en la que un ejecutivo estresado recibía en la empresa a un grupo de japoneses, mientras de fondo sonaba: “Estamos a full, duro y parejo, que mañana será igual porque anoche ya es viejo; una vuelta más, seguro que nos vamos a marear”. “Cómo estamos hoy”, el tema de Súper Ratones que sirvió de cortina musical al spot de 2001, significó el salto a la popularidad de la banda marplatense, rotó por las principales radios del país y consiguió las nominaciones a los Grammy Latinos y a los Premios Gardel.

Sin embargo, Mancha registrada (2000) –el disco al que pertenecía la canción-, no fue el primero en lograr el éxito. Para ese entonces, el grupo argentino ya contaba con dieciséis años de carrera y se había dado varios gustos, como viajar a Estados Unidos y conocer a Jerry Lee Lewis. La leyenda del rock and roll invitaría a los músicos a los míticos Sun Studios de Memphis, donde terminarían grabando su tercer material, Aire para respirar (1993), con el histórico baterista de Elvis Presley, DJ Fontana, como productor y músico invitado.

Desde sus comienzos la banda surgida en 1985 había tenido fuertes influencias del rock and roll de los cincuenta y de los grupos beat de los sesenta, por lo que su repertorio incluía algunas canciones propias mezcladas con versiones de The Beatles, The Beach Boys, The Who, The Hollies, The Kinks y The Byrds.

Seguramente los marplatenses no se imaginaban que hoy, más de tres décadas después, la música los entrelazaría con la cultura hispánica y su carrera artística se desarrollaría tanto en su país como en España. Allí lanzaron en mayo pasado su décimo disco de estudio, Carreras de aviones (2019), que fue editado por Hook Management y que se puede conseguir en formato físico en FNAC y en El Corte Inglés o en plataformas digitales.

—¿Cómo y cuándo comenzó su relación con España?

—El vínculo nació en 2001, cuando los chicos de La Mosca, con quienes somos grandes amigos, muy gentilmente nos invitaron a hacerles de teloneros en algunos de los shows de la gira que estaban haciendo por toda la Península Ibérica. Se terminó generando bastante atención por parte de los medios y de las compañías discográficas como para editar nuestro disco, Mancha registrada, que tenía un par de canciones que estaban teniendo bastante rotación en Argentina. Nos entusiasmamos muchísimo y ya en 2002 vinimos para publicarlo y empezar una gira que nos llevó por todo el país.

—¿Por qué eligieron España como otro país en el que desarrollar su carrera?

—No fue algo premeditado sino que se dio fortuitamente. Jamás imaginamos que un disco nuestro se iba a hacer popular en España, que nuestras canciones iban a estar sonando en la radio o que íbamos a hacer giras tan grandes. Al principio hubo mucha difusión en los medios grandes, después no tanto pero nosotros empezamos a adquirir más dinámica de gira, a hacer shows en lugares que por ahí no estaban dentro del circuito; meternos en Asturias y tocar en cinco o seis pueblos más allá de las ciudades grandes como Gijón, Avilés u Oviedo. En vez de tocar solamente en la Coruña, en Vigo o en Pontevedra, empezamos a hacer lugares en lo profundo de cada provincia.

—¿Cómo es el público español?

—Es muy atento y agradecido, sabe del esfuerzo que supone la logística de una banda que viene de otro continente. Es muy de escuchar y se genera un feedback que es distinto al de Argentina. El público español quizás no está saltando todo el show pero está escuchando mucho más atentamente lo que hacés y después te sorprende cuando terminaste el recital y se te acerca para comentarte determinado detalle que uno por ahí creía que se había pasado por alto en el fragor del espectáculo. Tenemos un gran vínculo y para nosotros es un placer volver todos los años.

— ¿Cómo fue volver a un estudio de grabación después de diez años?

—Nunca pensamos que íbamos a estar tanto sin grabar. Desde 2009 nos concentramos en tocar en vivo y nos relajamos un poquito de todo lo que había sido el trajín discográfico de los años anteriores. Recién habíamos terminado nuestra relación con la compañía multinacional EMI y nos tomamos con mucho relax el volver a grabar. Estábamos disfrutando de un gran momento, que se vio interrumpido por la pérdida de Person, uno de los miembros originales de Súper Ratones, que se enfermó y falleció en noviembre de 2015. Ese año cumplíamos tres décadas como banda y nos habíamos propuesto sacar el disco y hacer una gira conmemorativa, cosas que debimos aplazar. Recién a mediados de 2016 empezamos a juntarnos para darle forma a este último material, pero llevó un par de años de producción y grabación. Por suerte en 2019 podemos decir que el décimo disco ya está en la calle.

—¿Por qué se editó antes en España que en Argentina?

—Es curiosa la circunstancia, completamente inédita, es la primera vez que nos sucede. Básicamente fue porque en 2018, cuando estuvimos de gira por España, ya estábamos terminando el disco y la gente amiga de Hook Management creyó que era un buen material para editarse. Somos una banda que se está autogestionado y el álbum fue un emprendimiento independiente nuestro, que se dio que saliera primero en España por medio de esa discográfica. Ahora estamos en las tratativas para ver si en Argentina salimos también con una compañía o si lo lanzamos de forma autogestiva.

—¿Cómo se dio la colaboración de los músicos de Izal en el último disco? ¿Qué le aportaron al tema?

—La relación con Izal data de unos cuatro años atrás, cuando fueron por primera vez a Argentina. Nos conocimos y nos hicimos amigos enseguida. Después cuando nosotros volvimos a España nos seguimos viendo y ya quedó un vínculo, que se terminó cristalizando en una colaboración que se grabó en marzo o abril de 2018, cuando Alberto y Mikel nos mandaron los audios que después incluimos en la canción “Si no tuvieras miedo”. Fue un placer contar con el tiempo de los dos porque su grupo realmente ha tenido muchísimo éxito y ellos están constantemente de gira. Aparte de ser grandes músicos, a nosotros siempre nos gusta esta cosa cultural de poder terminar la canción con cosas completamente distintas de las que nosotros podríamos haber pensado. Los dos aportaron muchísimo al tema, creo que el carácter de “Si no tuvieras miedo” no sería el mismo si ellos no hubieran estado.

—¿Con qué otros músicos/grupos españoles tienen relación?

—Hubo un lindo vínculo que se formó en 2005 a partir de una iniciativa que se llamó “Laboratorio Ñ”, donde conocimos a Joel López e Iván Ferreiro, con quienes estuvimos tocando en ese entonces. También nos llevamos con M-Clan: somos muy amigos de Carlos (Tarque), nos hemos visto tanto en España como en Argentina y nos ha quedado una colaboración pendiente. Y de los chicos de Amaral, Eva y Juan, con quienes nos conocemos de festivales en España de principios de 2000.

—¿Tienen fechas previstas para tocar en España y/o Argentina?

—En España he estado recientemente haciendo una gira promocional en medios de comunicación. En cuanto a Argentina, estamos esperando la salida del disco para hacer una presentación oficial durante el último cuatrimestre del año. A principios de septiembre vamos a presentarnos en el Teatro Gran Rex como invitados de Estelares, para quienes aportamos coros en su nuevo disco. El vínculo con otros músicos es algo que hacemos constantemente y que nos da mucho placer.