Lisi Linder

LISI LINDER: “En Vis a Vis: El Oasis tuve que hacer mucho trabajo de campo para parecer una yonki profesional”

Esta semana se emitió en España el último capítulo de El Oasis, el spin-off de Vis a Vis, y charlamos con la actriz Lisi Linder, quien interpretó a Mónica Ramala. Además de la oportunidad de haberse sumado a la marea amarilla –que en Latinoamérica se convirtió en tsunami-, la gaditana nos habló de sus experiencias en Mar de plástico y en La víctima número 8, series españolas que también se pueden ver por Netflix.

Texto: Pilar Muñoz
Foto portada: Jesús Romero de Luque

“Sumarte a ese carro, con cuatro temporadas y personajes tan construidos, y hacer una composición que estuviera a la altura fue una responsabilidad”, admite Lisi Linder un día después de haberse emitido en España el capítulo final de Vis a Vis: El Oasis, en el que interpretó a Mónica Ramala. Sin embargo, a lo largo de su carrera, la actriz española ya se había encontrado con el desafío de encarnar a personajes muy disímiles.

“Cuando me llamó mi repre y me dijo que iba a rodar en Almería me alegré muchísimo porque soy andaluza y pensé que iba a interpretar a alguien de mi tierra”, recuerda acerca de su primer papel televisivo importante, en 2015, en Mar de plástico. Allí daba vida a Agneska Spassy, una rusa esposa de un terrateniente, concebida desde el guión con bastante frivolidad pero a la que ella se encargó de darle más matices.

Hija de madre austriaca, Lisi Linder reconoce que tiene “pinta más internacional, no tan española”, y enseguida abrazó la construcción de ese personaje, para el que tuvo que ver muchos videos de rusas hablando en español, además de contactarse con algunas de ellas para conocer su idiosincrasia. Tan lograda fue su interpretación que, poco después, fue fichada para la serie Servir y proteger, en la que su personaje, Sofiya Volkova, también era de Europa del Este. “Después de Mar de Plástico costó mucho que me hicieran pruebas en español, me habían encasillado en rusa”, asegura.

Después de Mar de Plástico costó mucho que me hicieran pruebas en español, me habían encasillado en rusa.

Grande fue su ilusión cuando le propusieron trabajar en La víctima número 8: “Me encantó que me dejasen llevar la propuesta en andaluz”, sostiene, y cuenta respecto a su papel: “Almudena Ortiz es un personaje muy encorsetado, la mujer de un hombre de las altas esferas de la sociedad vasca”. Además de las relaciones de poder shakesperianas entre las familias, la trama habla de la inmigración y de los prejuicios que sufren los árabes en España: “Es una serie que rompe con el tabú”.

Acostumbrada a encarnar a “mujeres de”, como Agneska o Almudena, Lisi Linder abrazó con especial ilusión el armado de Mónica en El Oasis, que era muy distinta a sus papeles anteriores, y que tenía más que ver con esas mujeres “libres, fuertes y valientes” que tanto admiraba como espectadora cuando veía Vis a Vis.

“Las otras temporadas tenían el marco de la cárcel y una trama muy concreta de la vida ahí adentro, este spin-off es de la cárcel interior de cada uno de estos personajes”, asegura, y cuenta que le tocó interpretar a una adicta a las drogas que canta rancheras, otro gran desafío: “Najwa Nimri es cantante, Itziar Castro tiene un vozarrón, y para mí era un súper reto porque no soy cantante”.

Las otras temporadas tenían una trama muy concreta de la vida en la cárcel, este spin-off es de la cárcel interior de cada uno de estos personajes.

Entre sus escenas favoritas, la actriz menciona la del autobús, en el capítulo seis, para la cual estuvo grabando durante varias horas con el director Miguel Ángel Vivas: “Es un privilegio rodar una serie con tanto presupuesto y que cuida tanto el producto como para dedicarle horas a una escena”, sostiene. Según cuenta, fue una secuencia compleja: “Con el tema de la drogadicción de mi personaje tuve que poner muchísimas películas para hacer trabajo de campo y parecer una yonqui profesional”.

Con el tema de la drogadicción tuve que poner muchísimas películas para hacer trabajo de campo y parecer una yonqui profesional.

También destaca con cariño una escena en el Desierto de Tabernas, con su hermanastra Kati (Alma Itzel) y Goyana, la pareja formada por Goya (Itziar Castro) y Triana (Claudia Riera): “La fotografía es espectacular y fue una maravilla rodar allí, lo que es cierto es que había una tormenta de arena y yo casi no podía abrir los ojos, pero como mi personaje estaba llorando no importaba el dolor”.

Mónica es parte de la trama mexicana de El Oasis –su padrastro es un narco interpretado por David Ostrosky- y Linder no ha compartido escenas con Lucas Ferraro ni con Ana María Picchio, los argentinos que participaron de la producción. Sin embargo, le encantaría coincidir con ellos en algún otro proyecto porque los considera “grandísimos actores”.

Formada por el argentino Juan Carlos Corazza, director de teatro y maestro de actores radicado en España, Lisi Linder es “súper fan de la escuela argentina” y tiene muchas películas y actores de referencia, por lo que le gustaría participar de alguna co-producción. “Le tengo mucho cariño al país, mi compañero de casa y mejor amigo es argentino, y admiro mucho el trabajo que hacéis allí a nivel audiovisual y teatral.

Soy súper fan de la escuela argentina, admiro mucho el trabajo que hacéis allí a nivel audiovisual y teatral.