No Te Va Gustar volvió a Barcelona con dos shows memorables

El martes 11 y miércoles 12 de febrero la banda uruguaya No Te Va Gustar regresó a la Ciudad Condal con shows de dos horas para más de mil personas en la Sala Apolo, donde repasó sus clásicos pero también aquellos que son “gemas” para los fanáticos de la primera hora.

Texto: Christian Alliana
Fotos: Kristal Piatti

Meses atrás, cuando se anunció el concierto de No Te Va Gustar en la Sala Apolo de  Barcelona, se generó una gran expectativa entre el público latinoamericano por la esperada vuelta del grupo liderado por Emiliano Brancciari. Esas ganas de disfrutar nuevamente de sus canciones en vivo enseguida se trasladaron a la taquilla, con una gran demanda de entradas que obligó a agregar una nueva función.

El show del martes 11 de febrero tuvo las visitas ilustres de los ídolos del Barça, Leo Messi y Luis Suárez, pero el miércoles prometía ser otra noche de emociones. Así lo entendió también la banda que, para esta función –la pactada originalmente-, decidió extender un poco más su set como recompensa a ese público fiel que había sido el primero en comprar sus tickets.

Durante dos horas, No Te Va Gustar recorrió buena parte de su discografía alternando temas como “Y el mundo me comió a mí” y “Prendido fuego”, de su último álbum de estudio (Suenan las alarmas, 2017), con hits de la vieja guardia (“Verte reír”, “No hay dolor”).

Es que en esta etapa actual, con más de veinticinco años de trayectoria, este combo de nueve músicos entendió cómo llevar adelante un show sin fisuras, brindando canciones para todos los gustos y paladares. Así es que fueron mixturando clásicos que hacen las delicias de los que asistieron con la idea de escuchar lo que más suena en la radio, con temas que son gemas para los fanáticos.

De este último grupo, aparecieron en el set list los toques murgueros de “Clara” y “Cielo de un solo color”, el aire litoraleño de “Mucho más feliz” y el reggae “Nada para ver”. También se destacó la sensibilidad acústica de “No necesito nada”, según Brancciari, “dedicada a una novia a la cual no podía regalarle nada porque no tenía plata así que le regalé esta canción”,

No Te Va Gustar es una de las bandas que más conciertos realiza al año y eso se notó de principio a fin en Barcelona, donde se vio a un grupo súper aceitado, con cada nota y arreglo en su lugar, casi bordeando lo obsesivo.

La base rítmica que conforman el baterista Diego Bartaburu, el bajista Guzmán Silveira y el percusionista Gonzalo Castex se ensambló de memoria y el tecladista Fran Nasser alternó sutilezas con momentos protagónicos (“Fuera de control”).

Los vientos, integrados por el performático Denis Ramos (trombón), Martín Gil (trompeta y coros) y Mauricio Ortiz (saxo), entraron y salieron de acción con precisión (sin generar esa presencia invasiva que ha sido tan característica de los vientos en el Rock en los últimos tiempos).

Y el tándem de guitarras que componen Pablo Coniberti junto al cantante Emiliano Brancciari se distribuyó organizadamente las tareas hasta llegar a energías casi punkies, como ocurrió en “No era cierto”, que sirvió para cerrar el show y quedarse a festejar hasta el próximo concierto de esta gira española.