Rizha en streaming

RIZHA: “En mi streaming me gustaría que estuviera la peña en su casa, aunque sea en pijama, dándolo todo”

Antes del concierto de Rizha en streaming desde Madrid, charlamos con la cantante y actriz argentina acerca de la “nueva normalidad”, de los temas que sacó durante la pandemia y de lo que tiene preparado para su público.

Texto: Pilar Muñoz

A pesar de la pandemia, en los últimos meses Rizha siguió produciendo, sacó nuevo material y se mantuvo cercana a sus seguidores. Es una artista que, además de continuar con todas esas actividades que le hacen bien, pensó en su público, ese que la sigue en cada paso que da y en cada posteo que hace.

Tamara Ronchese entendió que en estos tiempos difíciles su trabajo podía ser una especie de bálsamo, y ahora prepara un concierto en streaming especial: “Cosas preparadas para el show hay bastantes, y hay una en específico muy importante, que tengo muchas ganas de que la veáis”.

La última vez que hablamos fue a principios de abril, ni bien empezaba la cuarentena, y en ese momento decías: «Yo no sé si saldremos de esto más locos o arreglados, pero es un experimento social interesante». ¿Cómo viviste el regreso a las calles, a las rutinas de trabajo, a los encuentros sociales?

—Salí a trabajar para rodar un capítulo de Playz y recuerdo que fue muy guay decir: “Joder, estoy en un coche, de camino a un sitio con gente, para hacer cosas”. Fue muy loco ver un rodaje lleno de gente con mascarillas, es rarísimo. Después lo volví a ver con SKAM, porque volvimos a rodar. Escucho mucha gente decir: “Tío, me perdí un montón de cosas, la he pasado fatal”; y lo entiendo, yo también me perdí de tocar en la gira, pero creo que fue una oportunidad casi única de reflexión y de estar tranquilos. ¿En qué otro momento de tu vida vas a poder estar meses sentado en tu casa, reflexionando y pensando en tus cosas?

En estos seis meses sacaste varios temas, fue un año muy productivo para vos a pesar de la «nueva normalidad». ¿Con cuál de esas canciones estás más satisfecha?

—A pesar de estar encerrada seguí laburando y contacté a un montón de artistas para hacer cosas en conjunto, gente que admiro, y estuvo muy guay. En cuarentena saqué “Expectations”, “Knives”, “Live the weekend” y “Fever Dream”. De esas cuatro mis favoritas son “Knives” y “Expectations” porque en mi cabeza las percibo como una sola canción, me gusta mucho ese EP. Creo que fue la primera vez que publiqué algo que yo realmente escucharía, la primera vez que dije: “Damn! Me gusta mi voz”. He tenido muchísimo tiempo de conflicto con escucharme a mí misma, me gusta mucho más producir; la parte de cantante está ahí, la tengo que hacer, pero me identifico más con la creación porque hay más libertad. “Live the weekend” y “Fever Dream” son temas que también me encantan y que escucho, suena muy loco pero es la primera vez que escucho mi música.

Suena muy loco pero es la primera vez que escucho mi música.

¿Cómo se produjo el trabajo en conjunto con Deva, en «Fever dream»?

—La conozco hace bastante y muchas veces decíamos de hacer algo juntas, pero ella estaba haciendo cosas en español, yo en otro estilo, y como que no encajábamos para nada. Cuando hice “Fever dream”, todo el rato escuchaba la demo y decía: “Ostia, aquí pegaría otra persona, que sea un feat este tema”. Y de repente me salió una publicación de Deva, entonces la llamé y le dije: “Che, en mi cabeza esto funciona”. Se lo pasé y ella me mandó una demo con la melodía de la vocal, la escuché y le dije que no cambiara nada, en plan “na-da”. Y eso hizo. La parte de Deva en ese tema me flipa muchísimo.

El concierto en streaming del próximo jueves 8 coincide con esta segunda ola de contagios que hace que varias regiones de Madrid vuelvan a estar confinadas, así que es un buen plan indoors. ¿Qué tenés preparado?

—Estoy armando el setlist con Chesko, pensando en qué me voy a poner, y es como una sensación de nostalgia. Yo me lo pasé increíble en toda la gira pasada, el último show que hice fue en Argentina, y la gente estaba sacadísima, estuvimos todos de pogo. Me volví para España súper emocionada porque tenía que tocar en Londres y en Italia, pero llegamos y a la semana nos confinaron. Volver a tocar es algo con lo que estamos soñando todos los artistas, porque hay parches, tocar con distancia de seguridad, con el público sentado, pero no es lo mismo.

Volver a tocar es algo con lo que estamos soñando todos los artistas, porque tocar con distancia de seguridad, con el público sentado, no es lo mismo.

¿Qué es lo que más disfrutás y extrañás de tocar en directo?

—Un show en vivo tiene que ser dinámico, interactivo. Si vos me querés escuchar sentado sonar perfectita, te pones Spotify en tu casa y lo escuchas treinta veces mejor de lo que va a sonar en directo. A mí lo que me gusta del directo es tocarme con la gente, tirarme al suelo, subir peña al escenario, bajar peña del escenario, chillar, que canten ellos, todo ese descontrol que es como una fiesta. Para el concierto del jueves 8 tengo unas ganas increíbles, sobre todo de tocar con Chesko, ya con eso soy feliz, y pensando que hay gente que lo va a ver. Me gustaría un montón que estuviera la peña en su casa, aunque sea en pijama, dándolo todo. ¡Qué ganas de poder vernos, joder!