Crónica de una tormenta

Crónica de una tormenta (2020), de Mariana Barassi

Crónica de una tormenta (2020), la co-producción hispano/argentina dirigida por Mariana Barassi, pudo disfrutarse la semana pasada por la plataforma de streaming CINE.AR Play, y en Revista FlipAr te contamos de qué trata.

Texto: Camila Ramos

Crónica de una tormenta (2020) es la ópera prima de la directora argentina Mariana Barassi y es una co-producción hispano/argentina que, con tan sólo cuatro actores, narra una despótica lucha por el control de un diario.

Por un lado, se encuentra la dócil Macarena (Clara Lago), quien representa al periodismo clásico con su veta comprometida. Por el otro, su sombrío oponente, Vargas (Quique Fernández), que prefiere adherirse a las nuevas temáticas y métodos investigativos. ¿Quién será el vencedor?

No es la primera vez que la historia narrada en Crónica de una tormenta es puesta en escena. De hecho, el guión creado íntegramente por la misma directora de la película se basa en la obra de teatro Testosterona, escrita por la mexicana Sabina Berman. Es así que la pieza ya ha sido llevada varias veces al tablado.

Sin embargo, en este caso, la novedad es que la actuación in situ ha sido reemplazada por una representación diferida y mediada a través del lente de una cámara. Además, su directora marca el inicio de una nueva etapa en su trayectoria profesional, al ser este filme el primer largometraje que escribe y dirige.

Sin lugar a dudas, el elemento teatral puede percibirse detrás de esta adaptación fílmica: el escenario constante es uno ‒la redacción‒ y la presencia de individuos en un mismo espacio se reduce a la imprescindible, los tres personajes principales.

No obstante, la verosimilitud de la historia nada tiene de teatralizado. Al contrario, en Crónica de una tormenta la actriz Clara Lago y los actores Ernesto Alterio (Antonio) y Quique Fernández logran recrear con naturalidad el ambiente laboral propio de un periódico.

Pero, en esta redacción, se cuecen más que informaciones y noticias de último momento. Una lucha por el puesto de director expondrá nuevas facetas ocultas de los protagonistas hasta aquel momento: inseguridades, impulsos reprimidos, secretos sedimentados a través del tiempo y un lado miserable del ser humano al cual apelarán para alcanzar sus deseos.

Al mismo tiempo, en este enfrentamiento, no sólo se disputarán intereses personales sino, también, formas de hacer periodismo. ¿Qué noticias son las que importan? ¿Hasta qué punto puede llegar una investigación periodística? ¿Implica esta actividad un compromiso social y moral? ¿Cómo es ser mujer y periodista? Son algunos de los dilemas que el filme nos presenta y que, como una tormenta, irrumpen en una realidad dada por sentada.

De esta manera, el fuerte temporal será el marco climático en el que transcurre Crónica de una tormenta, pero también adquirirá un carácter simbólico. Un doble juego que ocurrirá de igual forma con el término crónica.

Por último, la película de Mariana Barassi también nos permite evidenciar en la pantalla grande la colaboración hispano/argentina que existe detrás de su puesta en escena. Mientras que los personajes de Macarena y Antonio claramente son españoles, en el acento de Vargas se puede percibir su origen en tierras rioplatenses.