Hurt by paradise (2019) y Sane is boring (2020), de Celina Duprat, Juan Ponte y Juan Nasra

Un grupo de jóvenes artistas argentinos conformado por una realizadora audiovisual, un músico y un fotógrafo pusieron en tensión los métodos tradicionales de producción y lanzaron Hurt by paradise y Sane is boring, dos videos desarrollados completamente en línea.

Texto: Pilar Muñoz

En la era de la tecnoglobalización, los métodos de producción artística están cambiando. Internet es una herramienta que, además de canal de difusión, puede servir para los artistas contemporáneos como un espacio de co-working virtual en el que confluir con colegas y trabajar en una iniciativa en común, sin importar dónde se encuentren físicamente.

Es el caso del proyecto audiovisual llevado adelante por los argentinos Celina Duprat –artista y filmmaker-, Juan Francisco Ponte della Giustina (DELLA) –músico, compositor y productor- y Juan Nasra –director de fotografía y arte cinematográfico-, quienes decidieron aprovechar la hiperconectividad para desarrollar un trabajo conjunto.

Se trata de dos videos de aproximadamente treinta segundos titulados Hurt by paradise (2019) y Sane is boring (2020), que reflexionan acerca de la morfología del cuerpo y sus posibilidades de expansión interna.

El método alternativo de producción, sin embargo, da cuenta de una posibilidad de expansión externa facilitada por las redes sociales, teniendo en cuenta que sus realizadores se encuentran en tres puntos distintos del mapa: Milán, Barcelona y Buenos Aires.

Duprat fue la encargada de filmar y editar el material en Italia, en el estudio del fotógrafo de moda Marco Conte, con modelos de la destacada agencia internacional IMG (Rocki Salam y Yuta). Al momento de la postproducción, desde España, Ponte trabajó en la composición, interpretación y mezcla de las piezas musicales originales, mientras que Nasra se ocupó del tratamiento estético de la imagen, establecido en la capital argentina.

Así, a partir de videoconferencias, chats y llamadas telefónicas, los jóvenes artistas lograron vencer los límites espaciales –y, en algún momento del proceso, seguramente también temporales- y articularon las tres áreas de producción de manera completamente virtual, sin necesidad de un encuentro cara a cara.

Siguiendo esa línea de trabajo, al momento de presentar y difundir el resultado, los creadores publicaron las piezas artísticas en las redes sociales y compartieron así con el mundo el producto de este modo de realización online que permite trabajar en equipo aunque la ubicación geográfica de sus integrantes no sea la misma.

Aquí podé(i)s conocer más a los artistas: