Los Auténticos Decadentes

LOS AUTÉNTICOS DECADENTES: “A los europeos les parece súper exótico lo que hacemos”

Tras el lanzamiento de “Juntos para siempre”, Gastón “El Francés” Bernardou, percusionista de Los Auténticos Decadentes, charló en directo con Revista FlipAr acerca de cómo viven la cuarentena los músicos de la popular banda argentina de rock alternativo. Además, contó sobre sus giras por España y sobre la experiencia acústica que tuvieron gracias al disco Fiesta Nacional (MTV Unplugged).

Texto: Pilar Muñoz
Foto portada: prensa

“La pregunta recurrente de parientes y conocidos era cuándo íbamos a hacer una canción sobre este lío que estamos viviendo”, cuenta Gastón “El Francés” Bernardou, percusionista y fundador de Los Auténticos Decadentes. El grupo de rock alternativo, que tiene treinta y cuatro años de trayectoria y más de diez integrantes, funciona como una gran familia que no está acostumbrada a pasar mucho tiempo separada.

Por eso, impulsados por el tema “Quédate en tu casa” que lanzaron sus amigos de La Pegatina, los músicos argentinos se las rebuscaron para mantenerse unidos a pesar del aislamiento obligatorio, y trabajaron desde sus casas en “Juntos para siempre”, un tema que llevó alegría a todos los hogares del país.

Jorge Serrano fue el encargado de escribir la primera parte y el estribillo de la canción y, luego, Diego Demarco, Martín «Moska» Lorenzo y Bernardou agregaron el resto de la letra. Finalmente, cada uno de los músicos grabó con lo que tenía a mano. “Yo apagué el termotanque para que no hiciera ruido y grabé en el lavadero de casa con un micrófono de periodista”, revela risueño El Francés.

Grabé para «Juntos para siempre» en el lavadero de casa con un micrófono de periodista.

El resultado de esos fragmentos fue una canción novedosa y un video en el que participaron sus familiares, que enseguida tuvo buena repercusión en los medios de comunicación y en las redes sociales. “Si bien es un momento duro, es un tema que desde que empieza te tira buena onda, aunque tiene también un poco de melancolía”, señala Bernardou, y hace referencia a que los ingresos que generen sus reproducciones serán destinados a la Cruz Roja: “Está bueno porque a veces uno no sabe cómo donar y esta manera de hacerlo es la más fácil”.

Por otro lado, El Francés explica que el hecho de ser tantos integrantes en la banda tiene sus pros y sus contras: “Es bueno para juntar plata pero para repartir o para hacer viajes grandes es muy difícil”. Por eso, por ejemplo, cuenta que al principio iban poco a España, sólo cada ocho o diez años, porque les resultaba muy caro movilizarse.

Para hacer viajes grandes es muy difícil ser muchos, por eso a España íbamos poco.

“Últimamente estamos yendo todos los años, pero no son giras en las que ganemos plata”, asegura, y agrega: “Las hacemos porque allá hay mucha gente de Latinoamérica a la que le gusta la banda y se disfruta mucho”. Este año no iba a ser la excepción. Planeaban ir hacia octubre e, incluso, participar de un concierto muy especial de La Pegatina, ese grupo catalán con el que comparten las raíces del ska: “Los conocimos a través de Los Caligaris y tenemos la mejor onda, somos como unos primos”.

Según el percusionista, en esos viajes por el viejo continente no sólo los van a ver argentinos o latinoamericanos. “Te das cuenta quiénes son los que no siguen a los Decadentes y nos ven de rebote”, afirma, y aclara: “Somos una banda que mezcla muchos ritmos y a los europeos les encanta porque les parece súper exótico”.

A los europeos les encanta lo que hacemos porque les parece súper exótico.

Esa fusión se percibe muy bien en Fiesta Nacional, el disco unplugged que publicaron en 2018 junto a MTV, con el que giraron durante dos años en formato acústico. “Al principio dudamos porque no queríamos que fuera lento, muy tranquilo ni bajón”, confiesa Bernardou. Sin embargo, aunque sabían que no habría guitarras eléctricas, sintetizadores ni amplificadores, se propusieron mantener su espíritu festivo y quedaron contentos con el resultado: “Está bueno porque parecemos unos Decadentes antiguos, del cincuenta”.

Además, cuenta, aprovecharon para incursionar en estilos que nunca habían hecho, como el tango, la chacarera, el carnavalito y hasta el flamenco: Diego Demarco se encargó de interpretar “Como la abeja y la flor”, un tema que originalmente había sido grabado con el grupo de rumba Los Chunguitos. “Si lo escucha un español es un desastre pero bueno, tiene una reminiscencia, un aire español”, se ríe Bernardou, y añade: “Como todo lo de los Decadentes, que agarramos y hacemos las cosas a nuestro estilo”.